7 consejos para trabajar desde casa y no morir en el intento

[ARTESANO DE PALABRAS] 7 Consejos para trabajar desde casa y no morir en el intento

Has decidido trabajar desde casa. Te has hartado de las oficinas, de los jefes, de madrugar todos los días y de los pesados de tus compañeros de trabajo. Eres licenciado y tienes el futuro por delante. Puedes cambiar el mundo. Y como decían los Oasis, vas a comenzar una revolución desde tu cama. Pues atento a estos siete consejos muy útiles para que esa revolución tuya tenga éxito. 

Desde hace un tiempo a los jóvenes nos animan a emprender y a crear nuestros propios negocios (por no decirnos que la crisis laboral no va a tener una solución a corto plazo) muchos de nosotros hemos elegido trabajar desde casa. En mi caso, mi trabajo es escribir, corregir y traducir textos para mí o para otras personas que lo necesitan.

Yo trabajo siempre desde la comodidad de mi sofá. Esa frase suena tan genial y grandiosa que cualquiera abandonaría su trabajo en la oficina o en la tienda para dedicarse a emprender desde casa. Pero las desventajas también son muchas y no todos los emprendedores las conocen o las tienen en cuenta antes de dejar todo atrás y comenzar una nueva vida. Aquí te quiero contar algunas de las lecciones que yo he aprendido trabajando desde casa.

1. No vas a tener menos estrés porqué trabajes en tu casa.

Es cierto que no hay un jefe siempre encima de ti ordenando o riñendo. Pero también es cierto que ahora el jefe eres tú. Tienes que saber ordenar, reñir, obedecer y cumplir. Todo a la vez, y por ti mismo. Si consigues hacerlo sin hablar en voz alta y sin resoplar continuamente, coméntame más abajo cómo lo haces. El trabajo es trabajo, lo realices donde lo realices. Hay fechas límite para entregas y pagos, hay facturas y responsabilidades y sí, hay estrés. Sólo que ahora puedes estar estresado en pijama.

2. Necesitas un sistema de organización.

Uno que funcione. Uno que sigas a rajatabla. Yo recomiendo invertir cierto tiempo en encontrar un sistema organizativo que incluya algún tipo de recompensa y castigo. Y por supuesto tiene que cumplir su función de mostrarte a simple vista las fechas importantes, las tareas a realizar, las tareas finalizadas, los objetivos de cada proyecto, y todo lo necesario según el tipo de negocio al que te dediques. Aquí las variables son muchas, y cada uno debe encontrar la combinación que le funciona. Hoy en día hay grandes apps para smartphones y PCs que ayudan con la organización de quehaceres, pero yo soy muy tradicional en ese aspecto y uso papel y boli. Tengo una libreta/agenda que sirve para guardar todo lo relacionado con el aspecto profesional de mi vida: un calendario con días de entrega y otras fechas importantes, un apartado para ideas para artículos, hojas para bocetar posts, listas de recursos, como bancos de imágenes o páginas de referencia, y sitio para apuntar cualquier cosa que sea interesante y que no quiero olvidar, como atajos de teclado para escribir con más ligereza. Para mí también es importante llevar un registro de las horas que dedico cada día a trabajar. Así me doy cuenta antes de que sea tarde de si algunos días he procrastinado o si otros días he estado demasiadas horas delante del ordenador, descuidando otros aspectos igual de importantes de mi vida.

3. Investigación, investigación, investigación.

Si ya sabes qué tipo de negocio vas a emprender o la actividad a la que te vas a dedicar, investiga. Busca otras personas que se dediquen a lo mismo. Mira cómo son sus webs. Compara lo que cobran por los servicios que tú vas a ofrecer. Lee los consejos que dan en sus blogs. La competencia es sana, te obliga a mejorar. Ésta también es una forma de identificar lo que crees que los demás no hacen bien u olvidan hacer. Identifica sus fracasos y mejóralos.

4. No caigas en la tentación del pijama.

Muchas veces he oído decir que la gran ventaja de las profesiones que se desarrollan desde casa es que puedes trabajar en pijama o en pelotas. Error. No hace falta que te vistas para recibir un Óscar, pero vístete. De esta manera te estás enviando a ti mismo un mensaje muy importante: Es hora de trabajar. Si la jornada laboral comienza todos los días a la misma hora y con un pequeño ritual, convertirás ese momento en un hábito, y los hábitos son un arma poderosísima contra la procrastinación. Casi es necesario ser un poco maniático con esto, ya que si dejas en segundo plano el inicio de la jornada, es como si aceptases que cualquier cosa es más importante que el trabajo que tengas que hacer. Y así es como uno fracasa, llega tarde, pierde clientes y se sumerge en una espiral de depresión, alcoholismo y deudas.

5. No olvides comer, beber agua, e ir al baño.

Trivialidades como estas son la diferencia entre un profesional sano y cuatro días de ingreso hospitalario. Es importante comer con regularidad, siempre a las mismas horas y cantidades parecidas. Olvida los ayunos y los atracones. Por supuesto, es importante comer sano, pero aunque no seas capaz de crear platos equilibrados para cada comida, por lo menos sigue un horario fijo de ingestas. Esto es importante tanto para evitar problemas graves salud como incomodidades a la hora de trabajar. Uno no es eficiente si le duele el estómago. Lo mismo pasa con beber agua e ir al baño. La persona que pasa horas delante de un ordenador necesita hidratarse para evitar la sequedad en los ojos, los mareos y la falta de concentración. Además, hablo por experiencia propia cuando digo que alguien que no bebe bastante agua y no va a al baño con regularidad acaba en el hospital con la playa de Altea en los riñones.

6. Crea un espacio de trabajo exclusivo y acorde a tus necesidades.

Necesitas una oficina. Algo como un cubículo metafórico que te separe del mundo exterior mientras trabajas. Debe ser cómodo, pero no demasiado para evitar el sueño. Debe estar iluminado, pero no demasiado para evitar el cansancio de los ojos. Debe estar limpio. Aquí nunca hay demasiado. Debe estar ordenado. Asegúrate de tener a mano todos los objetos que puedas necesitar mientras trabajas: material de oficina, agenda, archivadores, libros de consulta, teléfono, café. Todo lo que necesites debería estar al alcance de la mano para evitar paseos y viajes innecesarios que suponen una pérdida de tiempo.

7. Pon fin a la jornada laboral.

Al igual que comer, hidratarse e ir al baño, poner punto y final al trabajo diario es algo que muchos obvian y que luego tiene una repercusión mayor de lo que puedes imaginar. De la misma forma que es recomendable empezar a trabajar todos los días a la misma hora y con un pequeño ritual, acabar el trabajo diario debe ser algo que te traiga satisfacción y un sentimiento de fin. Si no lo haces, no dejarás de pensar en el trabajo, en el sentimiento de culpa por no haber terminado una tarea o en la fecha de entrega de un proyecto, hasta que no te pongas a trabajar de nuevo al día siguiente. De la misma forma que al salir de la oficina empieza el tiempo de ocio y descanso, debes enviarle ese mensaje a tu cuerpo y a tu cerebro de que ya es hora de descansar hasta la siguiente jornada. Recuerda, eres un profesional, pero también una persona. Eso también se aplica a contestar correos electrónicos o comentarios en tu web y demás tareas por el estilo. Si en un trabajo normal no aceptarías que tu jefe te escribiese a cualquier hora del día, tampoco debes permitírtelo a ti mismo, y sabemos que es complicado.

Espero que estos consejos sean útiles a todos aquellos que han decidido llevar su negocio o profesión desde casa y también a aquellos que todavía se están pensando si dar el paso. Aquí he recogido mi experiencia vital, pero sé que hay muchos más trucos y consejos para trabajar desde casa que todavía no conozco. Si se me pasa alguna cosa o tú tienes una estrategia diferente a la mía, me encantaría leerla en la sección de comentarios más abajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s