¡Hostia! ¡Que se escribe con hache!

¡Hostia, ya!
La palabra hostia es una de las más utilizadas en el español peninsular, y también una de las que más dudas genera a la hora de escribir. Como la mayoría de los hablantes no conocen su etimología, no están seguros de cómo debería escribirse la palabra hostia, con hache o sin ella. Hay varias teorías sobre la procedencia de esta palabra, pero hoy sólo comentaré la más extendida y la que más sentido parece tener.

Todos sabemos que la hostia es el pan redondeado y bendecido que se ofrece a los fieles durante la ceremonia de la eucaristía. En latín clásico, hostia significaba “víctima ofrecida expiatoriamente para aplacar la ira de los dioses”. El origen de hostia en latín parece ser el verbo arcaico hostire, “herir”, que a su vez viene de hostis, “enemigo, extranjero”. De hostis también proviene la palabra actual huestes, “ejército o tropa armada en campaña”. Pero tanto las hostias y la palabra hostia existían mucho antes de Cristo y de la Iglesia. Es fácil ver cómo la Iglesia católica adoptó ese significado de “víctima ofrecida a los dioses” para referirse al simbólico cuerpo de Cristo.

Sabemos que aparte del uso eclesiástico, hostia también significa “golpe, porrazo, tortazo, bofetada”. Este cambio en el uso seguramente se deba a la tendencia del español a usar palabras relacionadas con la religión como insultos unida a la tendencia de los curas a pegar a los monaguillos traviesos y a los alumnos de las escuelas religiosas. Pudo tratarse de un eufemismo usado por los monaguillos que por no decir que el cura les había dado un golpe, decían que les había dado una hostia, como en las misas. Quizás esa similitud entre golpe y hostia dio lugar a la expresión “dar una galleta (en la cara)”.

El uso de hostia como interjección (“¡Hostia!¡Qué casa!”, “¡Para ya!¡Hostia!” o “¡Me cago en la hostia!”) puede tener su origen en el juramento por la Hostia Sagrada. Era común en la Edad Media usar elementos religiosos en los juramentos, así que la gente juraba por Dios, por la Vírgen María, por el Niño Jesús, por la Hostia Divina y por los Tres Reyes Magos si era necesario. Del juramento por la Hostia probablemente apareció este uso coloquial como interjección, tanto positiva como negativa. Después de asentarse este uso como interjección aparecieron todas las frases hechas con hostia, como mala hostia, a toda hostia o ser la hostia.

¿Con hache o sin hache?

Por último, para los que todavía se preguntan si escribir hostia u ostia, hay que aclarar el origen del malentendido. Hostia es una de esas palabras consideradas tan malsonantes en español que había que buscarles un eufemismo. De la misma manera que gilipollas se convierte en gilipuertas o joder se convierte en jopeta, jolines o jopelines, hostia y hostias se convierte en ostras. Ostras todavía suena mal, así que aparece el diminutivo ostris, que acaba por reducirse a ostis y finalmente a osti. Osti puede ser tanto una abreviación de hostia como el resultado final de la evolución de ostras, y no lleva h. Por eso algunos hablantes interpretan que el vocablo original tampoco, y escriben ostia. Ostia parece ser una forma bastante aceptada, pero si seguimos las leyes de evolución de la lengua deberíamos escribir hostia, con hache. ¡Hostia, ya!

Anuncios

Un pensamiento en “¡Hostia! ¡Que se escribe con hache!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s