¿Quién soy?

¡Hola!

Soy Reni, La Escritora Nómada, fundadora y administradora de este pequeño rincón dedicado a las lenguas y la escritura. Quiero compartir aquí todos mis conocimientos sobre lingüística, idiomas, lectura y literatura, y el arte de escribir, editar y traducir.

Soy escritora freelance, copywriter y traductora y editora de textos profesional. Mi trabajo es convertir en realidad las ideas que rondan la cabeza de los demás cuando ellos no tienen el tiempo o las habilidades necesarias para expresar determinados conceptos con las palabras adecuadas. También ayudo a aquellos que desean hacer llegar su mensaje a un público mayor, convirtiendo sus textos de español a inglés y viceversa. Yo les ayudo a hacer eso y mucho más para que sus proyectos prosperen.

Elegí esta profesión porque me permite ampliar mis horizontes cada día. Personas diferentes con intereses variados y necesidades distintas me contactan y me piden que escriba para sus blogs y sitios web. Para cumplir con los requisitos que me ponen, necesito investigar conceptos y campos nuevos todos los días. A veces recibo un pedido sobre un tema en el que soy experta y puedo escribir sin temor a equivocarme, pero en otras ocasiones no es así. Tuve que aprender que no sólo de Google vive el buen investigador.

Me dí cuenta que cada tema requiere que busques en un lugar diferente. Algunas veces necesitas explicar un concepto científico y buscas una charla TED relacionada con el tema. A veces te piden que escribas sobre algo creativo, como manualidades o decoración, y entonces debes bucear en Pinterest para inspirarte y crear tus propias ideas. La investigación es como un arte, y por eso el pensamiento creativo es esencial.

Igual de importante que ser creativo es tener la caja de herramientas necesaria para cumplir con éxito un trabajo. En el caso de los traductores y editores, necesitamos ser capaces de hallar nuevos diccionarios, tanto físicos como online, buscar sinónimos, tanto en la lengua de origen como en la de destino, sin desvirtuar el significado original, y también echarle creatividad cuando parece que algo es “intraducible”.

Esta profesión me enseñó otra lección importantísima: recibir críticas. Desde que empecé a escribir y a traducir para otras personas, comprendí que cada pieza textual responde y debe satisfacer una determinada necesidad. Eso significa que yo debo valorar la opinión de la persona con quien trabajo, recibir feedback y usarlo para mejorar mis habilidades con cada encargo.